Inicio / Olivicultura / Poda

Poda

La poda es imprescindible en el olivo para mejorar su productividad y retrasar la decadencia o vejez del árbol. La intensidad de poda o incluso su realización o no, dependerá de factores como la disponibilidad de agua y la fertilidad del suelo, la cosecha del año anterior, estado vegetativo y tamaño del árbol, tipo de recolección, etc. teniendo en cuenta que el olivo siempre produce sobre el brote del año anterior. La poda de renovación o rejuvenecimiento se realizará en árboles ya con decaimiento y/o envejecidos para asegurarnos una buena producción durante tiempo ilimitado.

DECÁLOGO DE LA PODA DEL OLIVAR MODERNO

  1. Formar el olivo en un solo pie, no permitiendo brotes en el tronco por debajo de 1 metro, quitándolos gradualmente si son muchos, no tocando la copa en los tres primeros años
  2. Podar muy ligero y anualmente tras el tercer año, buscando a ser posible, tener al final una estructura de dos ramas principales erguidas (60º) y bifurcada dicotómicamente en otras dos a 50-70 cm de la cruz
  3. Una vez elegidas las ramas principales, eliminar poco a poco aquellas otras ramas que por su vigor, puedan impedir el crecimiento y desarrollo de la estructura buscada, dejando al olivo alcanzar lo antes posible su volumen óptimo
  4. Del interior de la copa, eliminar únicamente chupones, ramas entre-cruzadas y de gran vigor, dejando que el resto vista esta parte de la copa. “La hoja al sol y la madera a la sombra”
  5. Cuando haya dos ramas sanas ocupando el mismo espacio, eliminar la que peor inclinación lleve, así como las bajeras, realzando moderadamente el olivo
  6.  Renovar las ramas principales (las cuatro en la estructura dicotómica) solo cuando hayan perdido su vigor y de una en una, comenzando por la de peor estado, no pasando a la siguiente hasta un buen volumen de la anterior. Tratar de forzar brotes nuevos o aprovechar los existentes en la zona a renovar.
  7.  Buscar siempre la mayor cantidad de hoja, soportada por el mínimo de madera posible.
  8.  Evitar podar en exceso, no cortando nunca una rama si no hay un motivo para ello. Economizar la operación, evitando la poda al detalle
  9. Realizar cortes limpios, con alguna inclinación y dejando un tocón mínimo
  10.  Protegerse adecuadamente para evitar lesionarse con las herramientas empleadas y desinfectarlas frecuentemente para evitar la transmisión de enfermedades en el olivar.

PODA DEL OLIVO moderna olivicultura

BUENAS PRÁCTICAS Decálogo de poda del olivar moderno



 

Con la poda modificamos la vegetación natural del árbol, para vigorizar el desarrollo de las ramas dando una forma que permita conseguir la máxima productividad así como la renovación de parte del árbol.

El vídeo muestra los principios de la poda de formación del olivo: el entutorado, la estructura deseada, y las herramientas necesarias. Leer mas....

El video recoge la realización de la poda de formación explicada por un maestro podado

El video muestra a un maestro de poda explicando cómo se realiza la poda de formación en un olivo

Video explicativo de los principios de la poda de producción del olivo, mientras un maestro podador va realizando esta técnica utilizando la motosierra y un serrucho con pértiga. Leer mas.....

Video que explica los principios de la poda de renovación o de rejuvenecimiento del olivo. Leer mas....

Ha sido elaborado a partir de los conocimientos y la experiencia de podadores y técnicos del sector.

Video explicativo de los componentes del Equipo de Protección Individual necesario para realizar con seguridad las operaciones de poda de olivar con motosierra.

Una rápida revisión de dos de las herramientas más utilizadas en la poda del olivo: el serrucho y la motosierra.

Se muestra cómo se utilizan las tijeras de poda de una y de dos manos, sus componentes y los tipos de hojas de corte que podemos encontrar en el mercado.

La poda del olivar es una técnica que requiere un buen conocimiento de los principios fisiológicos del cultivo del olivo. Leer mas...             

 

Desvaretado realizado el 16 mayo de 2016 en olivas centenarias de 3 pies con recovecos y muchas varetas que en este estado no es preciso recoger, ahorrando el trabajo del picado o la quema y sin producir heridas a la peana o tronco.